This text is replaced by the Flash movie.
Inicio Mapa del sitio
BUSCAR
Inicio > CNV > Reseña Histórica
CNV
Reseña Histórica

Nuestro país registra una antigua tradición respecto de la existencia de negociaciones bursátiles. El origen de las bolsas se remontan hasta el año 1811, momento en que los comerciantes ingleses instalaron una sala de comercio en casa de “mistress Clarke” – a quien los hijos del país llamaban “Doña Clara“-, desde allí se realizaban las primeras operaciones bursátiles.

Posteriormente, en el año 1821, Rivadavia se dirigió al Consulado sugiriendo el establecimiento de una bolsa mercantil, a lo que accedió esa Corporación. Así, el 1° de febrero de 1822 tuvo lugar la apertura de la bolsa, que funcionó hasta el gobierno del General Rosas.

En cuanto a la regulación, cabe mencionar que nuestro primer Código de Comercio argentino (año 1862), no contenía normas relacionadas con las bolsas, recién en el Código de Comercio que entró en vigencia en 1889, se incluyó un capítulo bajo la denominación “De las bolsas y mercados de comercio”.( Título III, Libro I, artículos que iban desde el 75 hasta el 86 ).

En el año 1937 se creó la Comisión de Valores dependiente del Banco Central de la República Argentina, con funciones de naturaleza consultiva. El primer de Directorio de la Comisión de Valores, estaba integrado por la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, el Banco Central y los bancos y casas financieras privadas. Inicialmente la Comisión de Valores ejercitaba facultades de control de oportunidad y de control de legalidad sobre la oferta pública de títulos valores, no tenía personería jurídica y nacía de un convenio privado, sus decisiones revestían el carácter de meras recomendaciones y no tenían fuerza legal.

En el año 1946, se produce una reforma sustancial del régimen con la sanción del Decreto N° 15.353, del 23 de mayo de 1946, ratificado por la Ley 13.894. Ese decreto creó la “Comisión de Valores”, integrada en ese entonces por representantes del Banco Central, en cuya sede funcionaba, del Banco de la Nación, del ex Banco de Crédito Industrial, de los bancos oficiales y mixtos de provincia, de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, de los bancos particulares y empresas financieras. Esta Comisión tenía como función principal la de autorizar los ofrecimientos públicos de valores, cualquiera sea su clase o entidad emisora para poder ser cotizados en bolsa, manteniéndolo siempre en la órbita del Banco Central y con esas mismas funciones que tenía anteriormente.

Esto funcionó hasta la entrada en vigencia de la Ley N° 17.811, que se produjo el 1º de enero de 1.969 (artículo 64; renumerado como artículo 79 por el anexo del Decreto Nº 677/01). A partir de allí se reguló en su totalidad el mercado de los títulos valores, abarcando la oferta pública de dichos valores, la organización y funcionamiento de las instituciones bursátiles y la actuación de los agentes de bolsa y demás personas dedicadas al comercio de títulos valores (cfr. Exposición de Motivos de la Ley N° 17.811, Capítulo I). Por medio de la Ley N° 17.811 de 16 de julio de 1.968, de naturaleza federal, se crea la Comisión Nacional de Valores como una repartición estatal organizada, como entidad autárquica nacional de carácter técnico, con jurisdicción en todo el territorio de la Nación.

En el año 2012 se sancionó la Ley Nº 26.831 que sustituye la anteriormente aplicable Nº 17.811.- La nueva normativa tiene por objetivos y principios fundamentales promover la participación en el mercado de capitales de los pequeños inversores, asociaciones sindicales, asociaciones y cámaras empresariales, organizaciones profesionales y de todas las instituciones de ahorro público, favoreciendo especialmente los mecanismos que fomenten el ahorro nacional y su canalización hacia el desarrollo productivo; fortalecer los mecanismos de protección y prevención de abusos contra los pequeños inversores, en el marco de la función tuitiva del derecho del consumidor; promover el acceso al mercado de capitales de las pequeñas y medianas empresas; propender a la creación de un mercado de capitales federalmente integrado, a través de mecanismos para la interconexión de los sistemas informáticos de los distintos ámbitos de negociación, con los más altos estándares de tecnología; y fomentar la simplificación de la negociación para los usuarios y así lograr una mayor liquidez y competitividad a fin de obtener las condiciones más favorables al momento de concretar las operaciones.

En la actualidad, el marco normativo está establecido en la Nueva Ley de Mercado de Capitales Nº 26.831 (LMC), sancionada el 29 de Noviembre y publicada en el Boletín Oficial el 28 de Diciembre de 2012, que ha venido a reformular el texto legal en la materia, quedando derogadas las dos normas básicas anteriores, la Ley Nº 17.811 y el Decreto Nº 677/01, como así también otras disposiciones secundarias.

La nueva norma legal entró en vigencia a los treinta (30) días corridos de su publicación, o sea el 28/01/2013, e introduce una serie de reformas fundamentales en la órbita del Mercado de Capitales.

El propósito de la Ley Nº 26.831 es el desarrollo del Mercado de Capitales en forma equitativa, eficiente y transparente, protegiendo los intereses de público inversor, minimizando el riesgo sistémico y fomentando una sana y libre competencia.

Se concentra en la COMISIÒN NACIONAL DE VALORES (CNV) el control de todos los sujetos de la oferta pública de valores negociables, a fin de promover y fortalecer la igualdad de trato y de participación, creando mecanismos que permitan garantizar la eficaz asignación del ahorro hacia la inversión.

Entre los objetivos básicos de la Ley Nº 26.831 se pueden señalar los siguientes:

- Una mayor regulación y fiscalización estatal en el ámbito de la oferta pública y la eliminación de la autorregulación de los mercados;

- La actividad de cualquier sujeto en el régimen de la oferta pública requerirá el previo registro ante la CNV, y en ese marco la LMC utiliza la denominación de "agentes registrados" para individualizar las diferentes actividades alcanzadas que cubren los roles principales del Mercado de Capitales, las que se indican como actividades de negociación, de colocación, de distribución, de corretaje, liquidación y compensación, custodia y depósito colectivo de valores negociables, administración y custodia de productos de inversión colectiva, calificación de riesgos, y todas aquellas que a criterio de la CNV, corresponda registrar para el desarrollo de dicho Mercado;

- La interconexión y federalización de los mercados, con fuentes de ahorro institucional y con inversores individuales, fomentando una cultura hacía la inversión de los pequeños, medianos y grandes ahorristas en valores negociables para inversiones en la economía argentina;

- La desmutualización y consiguiente favorecimiento de acceso a los mercados, eliminando la obligación de ser accionista para poder operar en los mismos;

- La unificación de los trámites de oferta pública y cotización, que quedan subsumidos en cabeza de la CNV;

- La simplificación de las condiciones de negociación, a los fines de una mayor competitividad y liquidez;

- La inclusión de las Universidades Públicas como agentes de calificación de riesgos;

- Normas tendientes a proteger a los pequeños inversores, promover el acceso de las PYMES y a propender a una ampliación del Mercado de Capitales incorporando nuevos actores;

- Normas dirigidas a jerarquizar la potestad de regulación y sanción de las conductas disvaliosas en el ámbito de la oferta pública y a una mayor transparencia en los procedimientos de control de las emisoras, mercados y agentes.-